viernes, 2 de mayo de 2014

Análisis de la Letra de Himno Nacional de Guatemala (primera parte)


Facsimile del Himno Nacional de Guatemala 1896


I
INTRODUCCIÓN

Hace unos veinticinco años cuando en París estábamos, nos tocó en suerte gozar el entusiasmo y euforia de un 14 de julio, la fecha de la famosa "Toma de la Bastilla", motivo suficiente para proclamar los "Derechos humanos" ─que tan vulnerados son en nuestros días─ y que sin saber suficiente francés nos uníamos al coro general cantando "Allons enfants de la Patrie", el canto de la guerra de Rouget de L'Isle, que exalta los ánimos y hace que de las rocas brote agua cuando se escucha en el propicio momento de nuestra vida.

En esa ocasión pensábamos en Guatemala y con amigos compañeros del curso comentábamos los sucesos del 25 de junio de un año memorable; com mayor cariño, hacíamos un recuento del 20 de octubre de 1944 porque había sido el corolario de la Libertad, Igualdad y Fraternidad después de una época de aplicación de la mal recordada "Ley Fuga".

En las diferentes actividades de ese día veíamos rostros alegres, toda la gente feliz. Banderas singulares y pluralmente la de Francia, agitadas por el viento; la policía, los soldados, el idioma, los gustos dietéticos y muchas otras cosas nos llenaban de tristeza por que no eran las nuestras. Por consiguiente, produjeron el milagro de hacernos meditar en la soledad de nuestra alcoba lo que quiere decir la palabra patria; porque aunque estábamos contentos festejando una efemérides universal no nos sentíamos felices al comprender que todo lo que sucedía, todo lo que veíamos, todo lo que alrededor nuestro pasaba, no pertenecía a nuestras vidas.

Reflexionamos entonces sobre el verdadero significado de la palabra patria y nos condujo aún más lejos al profundizar el contenido literario y filosófico de nuestra canción patriótica "EL HIMNO NACIONAL DE GUATEMALA"; regularmente lo cantamos cual si fuera una marcha fúnebre, sin analizar el contenido de una letra que encierra grandes conceptos y que cada uno de ellos es una cátedra de civismo o de estudios sociales, cuando éstos se toman en el engranaje que corresponde al anonimato del autor que por largos catorce años guardó silencio, escuchando su obra maestra escrita con gran patriotismo al amor de su segunda patria y el recuerdo de la tierra que lo vio nacer.¹

Todos sabemos que la palabra "Himno" se deriva del griego "HYMNOS" que quiere decir canto, y que era considerado como un cántico en honor de la divinidad o de los santos. Entre los antiguos el himno era un poema en honor de los dioses o de los héroes y el himno nacional de todo país no es sino un canto popular a nivel nacional, Todo esto es una manifestación de entusiasmo, objeto que lo provoca y por consiguiente, se escriben muchos himnos de acuerdo a los diferentes momentos anímicos y necesidades que se presenten.

Himno en sentido general, es la expresión del sentir de una comunidad, de un pueblo por el deseo de proclamar a los cuatro puntos cardinales las ansias de libertad, prosperidad, de grandeza, de entusiasmo, de exaltación, de todo lo mejor que da la tierra que nos vio nacer, que nos cobijo en la niñez y la juventud o adultez, donde vivimos trabajando para su engrandecimiento. Esta tierra grande o pequeña, pobre o rica, se llama patria y también recibe el nombre de Hogar, que quiere decir hoguera o fuego, porque representa la llama del cálido amor, de algo que es invalorable.

Existen muchas clases de himnos que se ejecutan o cantan en diferentes formas y ocasiones; en distintos momentos de la vida del hombre; de instituciones en actividades sociales; otros, son dedicados a establecimientos educativos, civiles, religiosos, militares; también para determinados símbolos, emblemas y actividades específicas como los dedicados a la Madre, al Padre, al amor, al árbol, a los caudillos y muchas otras cosas.

Alguna personas ─mal informadas o por ignorancia─, sostienen que "X"himno es el primero del mundo y que "Y" es el segundo sucediéndole "Z" y así sucesivamente, sabemos y estamos convencidos que ninguno está autorizado para hacer esta aseveración. Nos hemos permitido mencionar esto, porque sabemos que cuando se trata de un Himno Nacional, en sentido general, decimos que todos son bellos y que estos representan específicamente, el sentir de un pueblo de donde son originarios y son parte de una oración patriótica. Esta es una de las razones por lo que lo HIMNOS NACIONALES NO SE APLAUDEN, y se escuchan con respeto, casi con veneración, porque sin ser un cántico teológico, los himnos son considerados como "Cantos populares sagrados", que merecen toda la debida atención y devoción más grande para ejecutarlos, cantarlos y escucharlos.

Ahora, sí decimos: entre los bellos y completos por su contenido literario, ─aunque es un poco largo─, se encuentra el canto patriótico de la República de Guatemala, que nos es posible analizar e interpretar en su contenido como cátedra pedagógica en cuatro grandes conceptos:²

1.─Guatemala antes de la Independencia y su incierto futuro;
2.─Guatemala en su independencia y los promotores de ésta;
3.─Los símbolos patrios de Guatemala y el valor de sus hijos; y
4.─Posición geográfica de Guatemala y profecía de su futuro.



PRIMER CONCEPTO

GUATEMALA ANTES DE LA INDEPENDENCIA
Y SU INCIERTO FUTURO


II

"¡Guatemala feliz...! ya tus aras
No ensangrienta feroz el verdugo";

fueron los versos originales del poeta anónimo que cantaron en "premiere" mundial, la noche del domingo 14 de marzo de 1897. Más tarde, en el año 1934, estos versos los sustituyeron quedando así:

"¡Guatemala feliz...! que tus aras
no profane jamás el verdugo";

El gramático y gran mentor guatemalteco don José María Bonilla Ruano sin duda alguna embelleció la expresión literaria y respetó "Guatemala feliz..."

Nos permitimos hacer la presente interrogación: ¿Por qué el autor de la letra permaneció tanto tiempo en anonimato y por qué escribió puntos suspensivos después de feliz? La contestación a esta pregunta fácilmente la puede obtener cada uno que lea este análisis o lo tome como modelo para dictar una conferencia en la cátedra cotidiana de la vida. Gramaticalmente sabemos el uso de los puntos suspensivos; aún así, nos formulamos las siguientes preguntas: ¿Era Guatemala feliz antes de la independencia? ¿Fue Guatemala feliz después de la independencia? ¿Es Guatemala verdaderamente feliz en la actualidad?

"...que tus aras no profane jamás el verdugo". La conclusión de estos primeros versos son un índice acusador a todas las dependencias gubernamentales, privadas, jurídicas y sociales. Por cuanto en la escuela nos hablan del "ALTAR DE LA PATRIA", pero nunca nos dicen en que consiste este altar, que es ara del sacrificio en donde otrora sucedieron muchas cosas en holocausto de un ideal renovador, de una Patria Grande.

Principiamos por el HOGAR. Este lugar es un ara en donde la madre es el santuario de la educación maternal tradicional, el padre el sacerdote que colabora y guía esta educación; y los hijos, los feligreses que reciben todo esto. Si alguno de ellos falla en impartirla o recibirla, son los primeros "verdugos" de la Patria que señalan los dos versos que inician nuestra canción patriótica.

En segundo lugar. LA ESCUELA. Si en este templo del saber cada maestro en el altar educativo de su clase no imparte bien la cátedra según el contenido de ella, automáticamente se convierte en un "verdugo" de la educación; y de la misma forma si los alumnos no actúan como debe ser, también son "verdugos" de esta educación y por consiguiente, "verdugos de la patria".  

Las universidades tienen tantos altares como Facultades existan y éstas tendrán tantos altares como Departamentos y cátedras se impartan; también las oficinas administrativas pasan a ser parte de este complicado engranaje del señalamiento de los primero versos del Himno Nacional de Guatemala.

¿Cuántas veces los necesitados de algún trámite oficial llegan a suplicar ser atendidos y los empleados en lugar de servir al momento como debiera serlo, se ocupan de otros menesteres tales como leer la prensa o revistas; otras se hacen el manicure o se les oye contar la vida y milagros de las intimidades del día anterior; si es lunes, lo sucedido el fin de semana; otras tejen o bordan escuchando su radioemisora favorita en lugar de cumplir con su trabajo de la oficina respectiva. Todos ellos también pasan a ser parte de los "verdugos de la Patria", porque mancillan el altar patrio del trabajo encomendado.

Como un axioma, véanse o mejor dicho, léanse u óiganse las informaciones de prensa, sobre la actuación de muchos empleados mayores y menores que primero ven sus propios intereses, olvidándose de los que pagan para que ellos devenguen jugosos sueldos. También ellos son "verdugos" de Guatemala por no cumplir a cabalidad con sus obligaciones...

....Un último caso y por eso será notorio. Todo aquel que acepta un empleo sin estar capacitado o preparado para él y poderlo desempeñar con responsabilidad, automáticamente se convierte en un "verdugo" que profana el ara de la Patria, porque no cumplirá a cabalidad con el compromiso patriótico de la obligación que se le ha confiado.

¿Cuántos casos más podemos enumerar? En el siguiente numeral concluiremos el primer cuarteto con los dos versos que faltan del análisis del primer concepto.

III

"Ni hay cobardes que laman el yugo,
Ni tiranos que escupan tu faz".

Estos eran los versos adoptados por acuerdos Gubernativos de 28 de octubre de 1896 y 19 de febrero de 1897. Luego, con la reforma cantamos:

"ni haya esclavos que laman el yugo
ni tiranos que escupan tu faz". 

En lo antes dicho, por haber tenido que dar referencias históricas de lo que es un himno y sus diferentes características y clases, solamente logramos escribir sobre los primeros dos versos del primer cuarteto de la primera estrofa y ahora continuamos con los últimos dos que encabezan este análisis. La relación de estos versos, tanto el primitivo como el reformado guardan mucho en común y la única palabra cambiada es "cobardes" por "esclavos". ¿Cuál de las dos versiones es más dura y se ajusta a la realidad de nuestra vida cotidiana?

La verdad sin cortapisas es que tanto daño hace un pueblo que es cobarde como el que es esclavo; y más aún, todo aquel que se convierte en verdugo patrio traiciona la libertad patria como el que actúa como esclavo de determinada doctrina política, religiosa, social, partidista y todas aquellas diferentes corrientes que se han creado con el correr de los años como ruptura de una equívoca liberación.

Todos los que trabajamos en la docencia sabemos que los primeros esclavos del deber se supone que somos los maestros porque prácticamente estamos ubicados como emparedados entre dos fuerzas poderosas: la dictadura de los de arriba y la dictadura de los de abajo; y por que prácticamente muy pocos recuerdan nuestra obra y fácilmente olvidan  los beneficios adquiridos con la educación sistemática. No está demás hacer ver que, los niños mimados en ciertos hogares, inmediatamente se convierten en tiranos de sus de sus padres que aceptan órdenes como obedientes esclavos. Como una coincidencia, ¿sucede esto en la escuela actual?

La violencia de nuestros días en Guatemala, también es secuela productiva de la esclavitud de la extrema derecha y esclavitud de la extrema izquierda. Una vez más los centristas quedamos como carnada de un exquisito emparedado para sufrir las consecuencias de las dos doctrinas en el momento de la fuerza inflexible del poder de una de ellas.

Con la evolución educativa que en algunos lugares se ha operado vertiginosa y en otros pausada y lentamente, casi se ha perdido el contenido de estos dos versos porque tanto en una corriente como en otra, sus seguidores no son libres de pensar y razonar teniendo que obedecer ciegamente el mandato del "jefe" que los gobierna en dos polos completamente diferentes en el mundo de los contrarios de que nos habla Platón.

Las fuerzas poderosas de la Edad Media, la Cruz y la Espada han perdido su poderío e influencia en un crecido número de supersticiones y sumisiones respectivamente; solamente siguen en pugna las fuerzas astutas de la ambición personal o de la obediencia ciega de corriente singular específica. Sólo aquellos que son creadores o innovadores de fertilizantes ideas se salvan de esta esclavitud por que no son seguidores y pasan a ser los hombres libres que rechazan y rechazarán los mandos tiránicos que ambos mandos ordenan y que terminan por escupir y manchar terriblemente la faz irredenta de la Patria. El primer cuarteto completo dice así:

"¡Guatemala feliz...! que tus aras
no profane jamás el verdugo;
ni haya esclavos que laman el yugo
ni tiranos que escupan tu faz".


 IV

"Si mañana tu suelo sagrado
Lo amenaza invasión extranjera
Tinta en sangre tu hermosa bandera
De mortaja al audaz servira".

Este cuarteto es tan complejo que la mayoría lo interpreta como invasión por medio de las armas de una potencia extranjera y se olvidan que invasiones hay muchas a nivel  intelectual y cultural como se conocen en el mundo de los valores del hombre, particularmente los económicos, sociales, religiosos y artísticos.

Los versos que inician esta página son los originales del poeta anónimo, veamos el contenido de los de la reforma 1934, éstos dicen así:

"Si mañana tu suelo sagrado
lo amenaza invasión extranjera,
libre al viento tu hermosa bandera
a vencer o a morir llamará".

Una vez más encontramos que los versos originales son demasiado fuertes, pero con la reforma, estos versos se embellecieron y en sentencia condicional siguen siendo acusadores de nuestras acciones buenas o malas, en bien o en contra de nuestra patria.

Veamos: la invasión de nuestro país es más notoria en el nivel cultural, ejemplos: la degeneración de las tradiciones y costumbres; el idioma, las lenguas vernáculas, los valores económicos, sociales, artísticos, religiosos, hábitos y muchas cosas que pertenecen a nuestros antepasados y ahora casi los desconocemos completamente porque han sido borrados del mapa nacional por fuerzas poderosas e intereses mayores que los nuestros.

"Viajar es vivir", decía un gran filósofo y estamos de acuerdo con esta afirmación; pero también decimos: "Viajar es morir", porque cada país que uno visita deja cierta nostalgia y un recuerdo. En cada recuerdo se va desintegrando para bien o para mal, el corazón de cada persona.

...Los guatemaltecos nos inclinamos a imitar lo que nos proporcionan culturas más avanzadas y algo asimilamos de lo bueno y práctico de estas culturas. ¿Quiénes son culpables de todo este desbarajuste? Solamente hay una contestación: nuestras autoridades educativo-culturales al prestar oídos sordos  a la terrible invasión teatral de radio y telenovelas importadas tanto del norte como del sur del continente americano. ¿Acaso en nuestra patria no contamos  con grandes artistas de teatro y directores que podrían hacer cosas mejores en escena viva que las importadas en "videotape"? Contamos con buenos maestros de teatro como Rubén Morales Monroy, Victor Hugo Cruz y César Avilés, para no citar más que tres; de cada uno de ellos sabemos y conocemos su titánica lucha para poder sobrevivir en este mundo de incomprensión artística.

Sabemos que nuestro pueblos necesita entretenimiento, pero entretenimiento sano; también sabemos que contamos con elemento suficiente para proporcionar este goce estético y evitar que en el teatro nos sigan invadiendo obras extranjeras de poco valor en su contenido cuando las nuestras son mejores; algunas de ellas, obras clásicas que pueden ganar universalidad por su contenido altamente educativo y humano. Gustosos aceptamos que nos den obras de los grandes clásicos universales porque estamos convencidos de que ésta es la única manera de hacer escuela y adquirir verdadera tecnica teatral. Tanto de versos "Lo profana invasión extranjera"o "lo amenaza invasión extranjera", hay mucho que decir.


V

En el campo de la música la invasión extranjera es aún fuerte, por cuanto hacemos propaganda gratuita a países que no la necesitan con imitaciones de su música singular. Todos estos países con recorrer de los años han cultivado y desarrollado su propia personalidad nacional y se definen patrioticamente por el contenido de su mensaje. ¿Por qué nos hemos olvidado del instrumento nacional de Guatemala que es la Marimba? Sabido es que los mejores ejecutores de este instrumento los produce Guatemala y los óptimos son del occidente del país. Gracias a maestro Galeotti Torres, el monumento a nuestro relegado instrumento hablará a las generaciones venideras.

Recordamos nuestra niñez pensando en aquellas bellas canciones que nacieron a raíz del triunfo de la llegada de Oscar Morales López en su famosa "Quetzal". Posteriormente el primero y doloroso accidente aéreo del Callejón de Huérfanas, que trajo consigo muchas canciones dedicadas a Chinto Rodríguez Díaz³ y que han pasado al olvido por ignorancia o negligencia de nuestras autoridades educativo-culturales de esa época al no preocuparse de estimular ese género musical de creatividad guatemalteca.

En el gobierno del General Lázaro Chacón, si no hubiera sido por el gobierno alemán o compañía alemana que estimuló "El Ferrocarril de los Altos", Domingo Betancourt hubiera sido olvidado también. Todos sabemos que la política es terrible; por eso mismo nos permitimos decir que no importa que el General Jorge Ubico haya sido el dictador de los 14 años, pero... ¿por qué no se desempolva y resucita el "Número 5"? Esta marcha no tiene nada que envidiarle a las extranjeras porque no sólo es mensaje indoguatemalteco, sino también representa la historia política de Guatemala.

El maestro Jesús Castillo, etnologista guatemalteco, compuso la "Oda a la Liberación de Guatemala" (1920, como triunfo del movimiento unionista); el maestro Oscar Castellanos Degért, "La Luz Negra" (1940, como producto de la dictadura ubiquista); y el maestro Benigno Mejía Cruz, "El 20 de Octubre" (1944, descripción de los sucesos revolucionarios de la época). Estos tres poemas sinfónicos debieran ser conocidos por todos los habitantes de la república de Guatemala y porque también son obras que servirían de estímulo a nuestros estudiantes de música y de modelo de lo que debe hacer para ganar personalidad y estilo nacionalista, porque las copias o imitaciones siempre resultan un fracaso.

Las canciones para niños, de Tita Corina y Jesús María Alvarado ─pioneros de las canciones guatemaltecas para niños─, son obras que merecen reconocimiento y estímulo. Aunque muertos, su música debe vivir porque son la expresión enigmática y triste de nuestra raza, porque así la tomaron los invasores que nos subyugaron; pero en cambio si aceptamos la invasión extranjera de la mala caricatura de "Mariachis", cumbias y muchas otras formas musicales que han servido para evitar la escasa producción popular creativa que tenemos por falta de estímulo nacionalista.

En los últimos años tenían que invadirnos los "hippies" para trastocar el uso de nuestros bellos trajes vernáculos. Se ha perdido la elegancia de un buen "huipil"y con muchas raras excepciones, las "enaguas" y "mengalas" de nuestras cobaneras y quetzaltecas. ¿Por qué si hemos de imitar lo que nos dan otras culturas no tomamos como modelo el amor de las "tehuanas" que no dejan morir sus tradiciones y usan sus trajes toda vez que es posible, de acuerdo con las diferentes ocasiones? La invasión extranjera del mundo de los valores es mucho mayor que la nacionalidad y amor de nuestro pueblo.

Que nuestra bandera sea mecida por el viento y que nos haga sentir ese amor que otros ciudadanos sienten por su patria; que seamos dóciles a doctrinas extremistas para no caer dentro del contenido del segundo cuarteto de la primera estrofa del Himno Nacional de Guatemala.

Con fuerza el "coro" reafirma el entusiasmo del pueblo al cantar:

"Libre al viento tu hermosa bandera
a vencer o a morir llamará;
que tu pueblo con ánima fiera
antes muerto que esclavo será".

Así termina en contexto de estos versos y que si pudieran ser razonados y asimilados por todos nosotros, logramos en un futuro no muy lejano, la Patria Grande que muchos grandes hombres han soñado y que por miopía de unos y maldad de otros, siempre hemos tenido una invasión extranjera en  el mundo de los valores del hombre.

FIN PRIMERA PARTE


Análisis de Himno Nacional de Guatemala
Manuel Alvarado Coronado
─CENALTEX─
Centro Nacional de Libros de Texto y Material Didáctico
"José de Pineda Ibarra"
1989


                                                              Haz click para ir a la 



NOTAS

¹ Se refiere el autor al maestro José Joaquín Palma, cubano, autor de la letra original del Himno Nacional de Guatemala, quien en adelante se denomina en esta obra como "anónimo", porque de esa manera firmó el trabajo que entregó a la junta calificadora, ya que por ser de nacionalidad cubana (Hecho prohibido por los requisitos de participación en el concurso, que exigían que los participantes fueran exclusivamente de nacionalidad Guatemalteca) y también por ser parte integrante de la misma junta calificadora (este último hecho poco conocido), no se atrevió a firmar con su nombre la propuesta de letra de su autoría.

² En esta entrega dividiremos el trabajo en dos partes, la primera con la introducción y el primer concepto y la segunda con el resto de conceptos y material anexo.

³ Se refiere el autor al Piloto Coronel Jacinto "Chinto" Rodríguez, quien falleció en el primer accidente aéreo de nuestro país, ocurrido en el callejón de dolores, actual novena calle "A" el 28 de septiembre de 1929 al caer el primer avión de nuestro país llamado "Centroamerica". Iba acompañado del Lic. José Luis Balcarcel, Secretario de la Comisión de Límites; el niño Carlos Montano Novella y el Ing. Julio Montano Novella, en ese entonces Cónsul de Guatemala en Nueva York. Todos excepto el Ing. Montano, perdieron la vida en aquel accidente.

Primer accidente aéreo en Guatemala




2 comentarios:

  1. Muy interesante Guayo!..., sobre todo bastante ilustrativo. Leí muchas cosas que no sabía, en especial los datos de tanto talento nacional que ha caído en el olvido. Ya estoy esperando la segunda parte. Saludos!.

    ResponderEliminar
  2. gracias me ayudo en la tarea

    ResponderEliminar