miércoles, 9 de octubre de 2013

La Tentativa del León y el Éxito de su Empresa

I

INVOCACIÓN

La tentativa de abatir al hombre
que por su ingenio y su virtud se eleva,
cantar deseo, Musa, si propicia,
de tal conformidad mi voz alientas,
que sugiera instrucciones saludables
al mismo tiempo que a la risa mueva.

II

LA VOZ MATERNA

Había en los desiertos africanos,
entre un grupo de rocas, una cueva
donde parió una leona su cachorro
y le ocultó con suma diligencia.
Después que con su leche le ha nutrido,
de carnes elegidas le alimenta,
y da, con excelentes instrucciones,
la última mano a su piedad materna,
le refiere sus nobles ascendientes,
no para que sus glorias le envanezcan,
sino para que imite sus virtudes,
cuyos modelos tiene tan cerca.

-¡Qué gloria, tener -dice- un padre ilustre!
¡Qué confusión el no seguir sus huellas!
¿Hablarás del honor de una familia
que en ti produzca su mayor afrenta?
Debes ser compasivo y generoso,
por lo mismo que nadie tiene fuerza
para dañarte, y, exceptuando el hombre,
todo a tu fuerte imperio se sujeta.



III

CONTRA LA SOBERBIA HUMILDAD

El león orgulloso aquí se enoja,
sus ojos, encarnados centellan,
la piel movible de su frente se agita,
y erizada sacude la melena.

-¿Quién es -pregunta- quién, ese viviente
que resistir a mi pujanza pueda,
cuya sola mención ha acibarado
las palabras más dulces y halagüeñas?
Con solo...(En ese instante da un bramido
que estremece la gruta, el bosque atruena,
y el eco que repiten las montañas
por todo el horizonte se dispersa).

-El hombre -dice la prudente madre-
es animal de una maldita fuerza
que la suele aumentar el ejercicio,
sin que a la tuya compararse pueda;
mas, con sagacidad, industria y maña,
todo lo rinde, todo lo sujeta:
oprime el mar, se sirve de los vientos,
arranca las entrañas de la tierra,
y, lo que me horroriza al referirlo,
el rayo ardiente a voluntad maneja.
Y así, evita encontrarlo; huye hijo mío;
acelerado corre a tu caverna...
es el hombre feroz con sus hermanos
¿cómo no lo será con una fiera?

-¿Qué yo me esconda? -dice-. ¡He de buscarle,
y en singular batalla, aquel que venza 
tendrá la primacía, no fundada
en la opinión, fundada en la experiencia!
Sé que temeridad y cobardía
son dos extremos que el valor detesta;
mas se deben probar todos los medios
de conseguir una gloriosa empresa.

-La ardiente juventud te precipita,
-le replica la madre- no es prudencia
buscarse por sí mismo la desgracia,
aunque es valor sufrirla cuando llega.
Entonces el león dice: -¿Haré alarde
¡pese a mí! de rendir la mansa oveja,
que no pudiendo oscurecer mi gloria,
de mis garras es víctima indefensa?
Estoy determinado; no te canses
en oponer a mi pasión violenta
de la razón los débiles estorbos...
¡O me veas triunfante o no me veas!



IV

EN BUSCA DEL HOMBRE

Dice -y al punto, presuroso, parte,
cuando la noche a descorrer empieza
el manto oscuro, que hace majestuoso
el pálido esplendor de las estrellas.

Sin rumbo fijo, sin torcer el paso,
por el tupido bosque se abre senda,
insensible a las puntas de las zarzas,
que le hacen obstinada resistencia.

Sale por fin al anchuroso campo,
y en él, un animal se le presenta
que, a los plateados visos de la luna,
con atención, mas sin temor, observa.

-Robusta es la cerviz -dice- en la frente
tiene con sus adornos la defensa.
¡Qué nerviosos los pies! ¡Qué forcejudas
deben ser esas manos corpulentas!
¡Con cuanta impavidez, qué satisfecho
yace, creyendo que ninguno pueda
tener atrevimiento de inquietarlo,
disputando con él la preeminencia!
Entre tanto, distraído tremolaba
la cola, que, al tocar las hojas secas,
caídas de los árboles vecinos,
formaba ruido extraño que amedrenta...
Era el rendido buey que descansaba,
para tornar de nuevo a su tarea.

Perezoso se apoya en una mano,
la otra después, con lentitud asienta,
e impeliéndose, al punto de levanta,
dejando ver cuál es su corpulencia.

Retirarse el león, es de cobardía;
hacerle frente, peligrosa empresa:
cualquier extremo tiene precipicio;
mas después de un momento, delibera
que es preferible una gloriosa muerte
a una vida comprada con bajezas.

Así determinado, se adelanta
excusando camino al que sospecha
ser el hombre, a quien busca y furibundo,
y horrible y denotado se presenta.



V

INTERROGA AL BUEY

-¿Tú eres -le dice- el hombre, que presume
ser sólo él, soberano de la tierra,
creyendo que su rango y primacía
todo animal, temblando reverencia?
-No -responde- ¡ay de mi! no soy el hombre;
soy de los infelices que sujeta,
y a quien por los más útiles servicios
da la más dura y vil correspondencia.
Al punto que nací, mando a mi madre
que mi alimento natural partiera
entre él y yo, y sólo a ciertas horas
tomaba hambriento las ordeñada teta.

Después impuso a mi cerviz el yugo,
aun antes de cumplir tres primaveras,
para hacerme arrastrar cargas enormes;
y si el peso y el sol me desalientan,
en lugar de apiadarse, enfurecido,
con su aguijón me hiere sin clemencia.

Si en las sutiles cañas, las espigas,
agitadas del aura, balancean,
yo he preparado el delicioso cuadro,
abriendo surcos en la dura tierra
que con tanta abundancia le produce
el grano, cuyas pajas me presenta.

¡Ay! Cuando me envejezco en su servicio
¿de qué suerte corona mi carrera?
Después de maniatarme, a sangre fría,
me da el golpe fatal: no le penetran
los gritos y clamores repetidos
que mis útiles obras le recuerdan.

Mira sin conmoción correr mi sangre,
y se sirven mis carnes en su mesa
¡sin horror!, como vianda delicada...

Y pues esto del hombre te da idea,
toma ese rumbo y apresura el paso,
que yo debo tomar la parte opuesta,
porque si tú deseas encontrarle,
yo apetezco y procuro no me vea.



VI

NOCHE TRISTE

La fiera rencorosa, estas palabras
escuchó con asombro, y no sospecha,
que acaso el buey sea uno de los criados
que hablan mal de sus amos y exageran
lo bien que sirven y lo poco o nada
que por ser fieles y oficiosos medran.

Es su enemigo el hombre y eso basta
para creer las calumnias más groseras,
pues así le parece, justifica
el odio que en su pecho reconcentra.

Mas el taimado señaló aquel rumbo
deseoso de acabar la conferencia
y así le hizo vagar toda la noche,
sin hallar cosa que a hombre se parezca.

La Aurora, cuyos labios como rosas
una sonrisa tímida bosquejan
escucha las pintadas avecillas
que con dulces gorjeos la celebran;
en tanto, el león descubre otro viviente
que al buey en la estatura se asemeja.



VII

LA OFENSA DEL CABALLO

Al él dirige su marcha acelerado,
y con tono insultante, así que llega,
-¡Eh! ¿Tú eres el vil hombre? -le pregunta,
pero aquel animal, que airoso muestra
gallarda petulancia y noble orgullo,
no le da tan de pronto la respuesta-.

Primero atentamente lo examina,
en los pies se recarga, ambas orejas
hacia él dirige e impávido responde:
-Del hombre, a quien se rinde mi soberbia,
un criado soy, que con placer de sirvo,
tomando como mías sus empresas-.

En sus largas jornadas lo conduzco
puesto sobre mi lomo; con la espuela
me bate los ijares y yo entonces,
corriendo más veloz que una centella,
alcanzo a los rebeldes fugitivos
que no quieren estar a su obediencia.

Si es demasiado mi fogoso empeño
con el freno al instante lo modera
y con el mismo freno me prescribe
el paso en que he de andar y por qué senda.

¡Qué peligros arrostro por servirle!
cuando el clarín y los timbales suenan,
erizada la crin, hiriendo el suelo,
como sensible a la gloriosa empresa,
lejos de amedrentarme los horrores,
a mi señor advierto la impaciencia
con que deseo entrar, por él, en parte
de los riesgos y afanes de la guerra.

Sonó entonces de lejos un relincho,
y el caballo al oírlo: -Aunque quisiera
seguir hablando -dijo- me precisa
ir a donde me llaman con urgencia.

Luego, volviendo las torneadas ancas,
con tal ímpetu emprende la carrera,
que a la fiera en los ojos encendidos
con las patas arroja las arenas.

Al león, no el dolor, sino el insulto,
le es insufrible. De la acción violenta
jura vengarse, y para hacerlo pronto,
sus ojos frota con las manos vueltas;
mas después que los abre, el veloz potro
ya no parece en la llanura inmensa.



VIII

OTRA VEZ SOLO

Sigue, no obstante, por el mismo rumbo,
creyendo que se oculta en las hileras
de unos frondosos árboles que mira;
mas pierde la esperanza cuando llega
al sitio majestuoso consagrado
al genio reflexivo...

Las Napeas
con el dedo en los labios, a los Faunos,
que avanzan por mirarlas más de cerca,
silencio imponen, y las blandas alas
céfiro con ternura mueve apenas.
Duerme la Ninfa de una clara fuente
que deja ver su reluciente arena;
copia después los sauces de la orilla
y más en lo profundo representa
la perspectiva augusta de los cielos
por la parte oriental, que Febo incendia.

¡Qué hermoso carmesí! ¡Qué franjas de oro!
La avenida de luz por allá deja,
sobre un hermoso fondo azul celeste
un jaspeado color de madreperla.

Al león, este cuadro nada importa,
siendo su celestial magnificencia
para aquel corazón bueno y sensible,
que odio, envidia, venganza, no envenenan.

Trepa ligero al sauce más antiguo:
Mira por todas partes y no encuentra
por ninguna el objeto de sus iras;
pero siendo oportuno a sus ideas
aquel sitio, en el brazo más robusto
que hay en la rama principal, se sienta.



IX

ESCUCHA AL PERRO

Ve desde ahí venir hacia la fuente
un animal de poca corpulencia,
aunque muy bien formado, que clamando
con vos aguda, su dolor expresa.
Cuando llegó a distancia en que podía
el león escucharle ¡Qué sorpresa!
¡qué accesos de furor! Habla del hombre,
a quien, como si oyéndole estuviera,
con dulce entusiasmo del cariño,
le dirige la voz de esta manera:
-¿Dónde, señor, estás que no me escuchas?
¿Quién como yo te advierte los peligros
o se expone a morir en tu defensa?
Ningún criado te da más testimonios
de amor, de sumisión y de obediencia;
pues si las leves faltas me castigas,
no opongo a tu furor más que la queja.
Lamiéndote la mano que me hiere,
y postrado a tus pies, pido me vuelvas
a tu amistad, y una mirada tuya,
golpes, desprecios, todo lo compensa.
Si me mandas seguir alguna caza,
¡con qué empeño, qué celo, qué presteza,
la persigo, la alcanzo y de ella triunfo!
Mas sobrio te la entrego, sin que pueda
mi integridad faltar, aun en el caso
de que el hambre furiosa me acometa.
Cuando duermes, yo velo cuidadoso;
rondo la casa, porque no sorprenda
algún extraño tan preciosa vida;
muestro, además, mi celo en la defensa
de animales a quienes dañaría,
si el placer que te causan no advirtiera.
Mas por aquí el olfato... ciertamente...
si, por aquí pasó, según la huella
decía el perro, oliendo las pisadas
que vio estampadas en la blanda tierra.
Sigue el rastro, creyendo que ninguno
nada de cuanto dijo oírlo pudiera
-¡Y el enemigo lo escuchaba todo!-
¡Esas facilidades de la lengua!



X

CONFLICTO INTERNO

El león, confundido, no concibe
qué magia, qué virtud el hombre tenga,
pues que los animales más valientes,
de grado se le rinden, o por fuerza.
Baja, no obstante, y se encamina al sitio
en el que el perro observó la humana huella;
al llegar, cuidadoso la examina,
y viendo su tamaño, considera
que excediendo a la suya en otro tanto,
tendría su rival doble grandeza.
En traje de prudencia, disfrazado
el pálido Temor, temblando llega,
y tomar la espesura le persuade
con el semblante, la actitud y señas.
Mas luego, la opinión inexorable
que tiraniza el globo de la tierra,
con ojos torvos -¡Qué dirán!- le grita...
No dice más ni aguarda la respuesta.
Venid, acá, censores inflexibles,
no aguardéis a que el éxito se vea
para fallar en tono decisivo:
El león, vuestro sabio juicio espera;
cuando ya no le sirva, si es vencido,
sería locura proseguir la empresa;
como si vence debe ser cordura
no abandonar una victoria cierta.



XI

ENCUENTRA AL HOMBRE

Al león, fatigado, que no sabe
a dónde encaminarse, o qué hacer deba,
un matorral espeso le convida,
y en él, dudoso, a descansar se interna,
notando que ahí puede sin ser visto,
observar cuánto pasa por de fuera.
El sueño le acomete; él se resiste
y le rechaza, en fin, cuando ve cerca
un animal bien hecho, cuya mole
solo sobre los pies mantiene recta.

No arman sus manos -dice- corvas uñas;
es adorno su pelo, no cubierta;
calma y bondad anuncia su semblante;
todo es blandura, gracia, inocencia.
¡En tu favor previenes ser amable!
¿Serás, dulce viviente, serás presa
que esclavice y degrade el feroz hombre?
¡No hará tal, que yo salgo a tu defensa!
Se levanta, se estira, se sacude,
y se dirige al que auxiliar intenta;
mas como ve su turbación, le dice:
-El hombre es a quien busco, nada temas.
-Pues bien, yo soy el hombre que buscabas
¿qué se ofrece? -le dijo con firmeza.
-¿Eres tú -le pregunta- eres el mismo?
-Sin duda soy el mismo -le contesta.
-¿Cómo, exclama el león, tantas maldades
ocultas con tan bellas apariencias?
-Dejemos -dijo el hombre- los insultos
que irritan, aunque propios de una bestia;
y así, para evitar contestaciones
puedes volverte al bosque y yo a la aldea.
-No -responde el león- no nos iremos:
Hoy mismo quiero ver por experiencia
si acaso eres conmigo tan valiente,
como tirano con las otras bestias.
Pone, el hombre, en tortura su discurso
porque le suministre alguna treta
mas la presencia de ánimo no pierde
que es lo que en tales casos aprovecha.
-Mira, dijo al león, siempre la fama...
Ya se ve, es imposible que uno pueda
a todos comentar... más no me opongo;
estoy conforme a lo que tú más quieras
pero antes que riñamos, es preciso
hacer para mi casa un haz de leña;
porque si tú me vences, ya eso menos
tendrá que hacer mi débil compañera;
cundo no, quedaré debilitado,
porque no hay enemigo que no ofenda.



XII

LA IDEA TRIUNFANTE

El león no advertía que en un tronco
cuyas profundas raíces lo sustentan,
y que tenia cerca su enemigo,
una hacha muy pesada estaba puesta,
Tomola, pues, el hombre y ahí mismo
la clavó con tal ímpetu y violencia,
que bien se percibió crujir el tronco,
vibrar el aire, retemblar la tierra.
Después con tono impávido le dice:
si apeteces cuanto antes la contienda,
ven a ayudarme a dividir el tronco.
El león, que el reñir a punto lleva,
-¿Cómo quieres -pregunta- que te ayude?
y el hombre contestó: -De esta manera.
Y atrás doblando un pie, sobre si tira
el extremo del astil con gran fuerza:
En un lado del hacha fue el apoyo;
con el otro venció la resistencia
del tronco, haciendo en él una abertura.
Y pujando dice: -¿Con presteza...
¡Tírala luego por la parte opuesta!
¡Con valor... Ahora... Fuerte! Y el incauto
mete las manos hasta las muñecas
para abrir más el tronco; pero el hombre,
soltando la palanca, preso deja
a su rival, que brama de coraje
y del dolor, que le hace ver estrellas.
Entonces, con irónica risita
le decía: -"Verás por experiencia
si acaso soy contigo tan valiente
como tirano con otras bestias".
¡Rebelde! ¡A palos domaré tu orgullo,
y amarrado después, con fuerte cuerda,
te llevare arrastrado por las calles,
para que en la horca deshonrado mueras!



XIII

VENCERSE ES MAS QUE VENCER

Tanto el tormento de la mordedura,
como lo doloroso de la afrenta,
angustian al león: pierde el sentido;
se desmaya, inclinando la cabeza
contra el pérfido tronco; mas volviendo
en sí otra vez, le dice -¡Hombre! respeta
los decretos del cielo en la desgracia,
que hacer mayor pretendes con la afrenta.
Si acaso te es tan dulce la venganza
tienes tú, mano armada, y yo cabeza;
hiere al que ingenuamente reconoce
que a todo es superior tu inteligencia.
-No -dijo el hombre, entonces- ¡vive honrado!
Y al mismo tiempo, fácilmente suelta
al vencido león. Y sigue hablando:
-¡Mucha gloria es vencerte, noble fiera;
mas, sin comparación es más glorioso
el triunfo celestial de la Clemencia!


Fray Matías de Córdova

NOTA. Llenando, la fábula que antecede, las condiciones del poema, juzgué que la caracterizaba más, dividiéndolo en trece cuadros que facilitan su lectura y aprendizaje. Los números, y los títulos de ellos, no deben enunciarse en la recitación declamatoria, porque no son del autor, y porque entorpecería el curso armónico del recitado. Los antepuse para la lectura, pensando que ayudan a la comprensión y enlace de la fábula especialmente a los escolares y a quienes la lean por primera vez. Aunque las estrofas son desiguales, los cuadros las reúnen por ideas semejantes, quitando la dificultad contraria, que trae la forma usada, algo confusa, de reunir en un solo bloque, los cuatrocientos diez y seis endecasílabos de que consta toda la fábula. -Flavio Guillén-

Flavio Guillén
Un Fraile Prócer
y una Fábula Poema
Tomo I
Editorial "José de Pineda Ibarra"
Ministerio de Educación Pública
1966

12 comentarios:

  1. Muy bien. Y una buena enseñanza.

    ResponderEliminar
  2. Claro, me trae recuerdos , aquel librito de color rosado, si no me equivoco, que leimos y leimos, sin darle mucha importancia,,,Gracias maestros Guatemaltecos....

    ResponderEliminar
  3. Lo,lei hace tanto tiempo ya, que al leerlo hoy lo volvi a vivir.

    ResponderEliminar
  4. Una obra muy buena, la leí en primero básico.

    ResponderEliminar
  5. Una excelente obra... Me recordo cuando estudiaba la primaria y me hicieron leer la obra... Como recuerdo la escuela.. Escuela mixta Republica de Cuba
    Avenidad elena 21-53 zona 3.... Buenos recuerdos

    ResponderEliminar